Cómo las redes sociales nos idiotizan

Recientemente se divulgó un video de Steven Pinker, un profesor de la Universidad de Harvard, en el que al parecer alababa a miembros de un movimiento racista. El video, que fue grabado en noviembre durante un evento en Harvard organizado por la revista Spiked, mostraba a Pinker mientras se refería a “la gente a menudo muy educada, muy inteligente que tiene tendencias de extrema derecha” y destaca que son “conocedores del internet y los medios”.

La grabación se hizo viral. La derecha lo celebró y la izquierda se enfureció. El sitio web neonazi Daily Stormer redactó un artículo con un titular que, en parte, decía: “Profesor judío de Harvard admite que la extrema derecha y la derecha tienen la razón en todo”.

Según  en un artículo publicado en el New York Times “La idea de que Pinker —un profesor de psicología que es judío y liberal— sea fanático de un movimiento antisemítico y racista en internet es totalmente absurda, así que se podría rechazar esta historia como una exageración al igual que cualquier otro ejemplo de lo que las redes sociales hacen mejor: generar indignación”.

“Sin embargo, es un episodio que vale la pena desentrañar porque enfatiza una tendencia perturbadora que empeora cada vez más en las redes sociales y mediante la cual esas lealtades tribales están remplazando los tradicionales conocimientos empíricos”. escribe Singal.

“Quizá “subtribal” es el término más preciso y adecuado en este caso. Una cosa es decir que la izquierda y la derecha no están de acuerdo sobre hechos simples de la historia del mundo: ese tipo de fragmentación informativa ha estado ocurriendo durante un tiempo y precede a Twitter”, escribe Singal. “Lo que las redes sociales hacen es acercar la lupa cada vez más, por lo que es más difícil que la gente que está de acuerdo en cuanto a su ideología general no lo esté sobre hechos básicos de los sucesos noticiosos”.

“Eso se debe a que las nocivas dinámicas sociales de estos espacios en línea promueven la idea de que cualquiera que no esté de acuerdo contigo sobre un tema controvertido, aunque sea un leve desacuerdo, es incorregiblemente tonto, malvado o sospechoso”, escribe Singal. “En una amplia y creciente gama de temas no existen los desacuerdos de buena fe”.

“La furia en línea dirigida a Pinker es el ejemplo perfecto. El video era engañoso. Si se ven los ocho minutos completos del pánel del cual lo extrajeron está claro que el punto de Pinker es que las creencias de la extrema derecha son falsas e ilógicas, pero que la izquierda necesita hacer un mejor trabajo a la hora de combatirlas”, escribe Singal.

“Cada vez es más difícil hablar de cualquier tema controvertido en internet sin que cada opinión sea convertida en una caricatura creada por los oportunistas que comercian con la indignación de modo que todos, por temor a quedar atrapados en la escaramuza que está a punto de explotar, nos refugiamos en nuestras trincheras ideológicas donde podemos exaltar nuestra rectitud colectiva sanos y salvos”, escribe Singal”

Leer más: Cómo las redes sociales nos idiotizan

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s